La importancia de establecer bien el objetivo

La importancia de establecer bien el objetivo

La kinesiología trabaja con la energía y con la intención. La energía la movilizamos con diferentes técnicas y el objetivo es igual a poner la intención en palabras, que son las que definen lo que queremos conseguir y donde queremos dirigir la energía que movilizamos con el trabajo que realizamos en la sesión.

El objetivo representa el resultado que se desea obtener de la sesión de kinesiología y normalmente se centra en un cambio positivo deseado por el cliente. El objetivo expresa el resultado deseado con confianza y centra la atención en un resultado positivo para suplantar los patrones negativos anteriores que les ha impedido el logro de esa meta.  Un objetivo se expresa en un formato como si el objetivo ya se ha logrado y el problema o desequilibrio ya ha desaparecido. De esta manera, la fijación de metas se utiliza para crear las condiciones para atraer resultados futuros.

Desde la kinesiología Psicoenergética, para definir el mejor objetivo seguimos varias reglas:

  • Debe estar formulado en 1ª persona haciéndose totalmente responsable y en presente como si ya se hubiera conseguido.
  • Tiene que denotar acción, no vale un sentir o un pensar, tiene que ser activo.
  • Tiene que ser específico y claro, como quien habla con un niño.
  • Por supuesto tiene que ser algo alcanzable y realista.
  • Tiene que ser medible, esto nos ayuda a comprobar la evolución y ver como se materializan nuestros objetivos.
  • Es interesante poner una temporalidad, un para cuando (realización a corto, medio o largo plazo) o un cada cuanto (a diario, una vez a la semana…).
  • Energético, aquí echamos mano de las emociones, estas son la energía que pone en movimiento a los humanos, ¿cómo deseamos que se desarrollen los acontecimientos? Con alegría, disfrute, tranquilidad, facilidad, amable, dulce…
  • Es muy importante que el objetivo este formulado en positivo, enfocado en lo que se quiere conseguir y no en el problema.

 

Una forma de ayudar a establecer el objetivo es preguntar: “Si este problema hubiera desaparecido, ¿cómo sería tu vida? Y entonces “¿Qué podrías hacer de manera diferente?” Esto cambia el enfoque desde su situación actual a cómo podría ser su vida si se alcanza ese objetivo.

Se desplaza su enfoque desde lo negativo en el presente hasta el resultado futuro positivo deseado.

Es interesante plantearse objetivos  por ámbitos a corto y a largo plazo. Para esto podemos usar los ámbitos de la Rueda de la Vida,  piensa en cuántas áreas dividirías tu vida, no tienes por qué seguir los modelos originales. Aquí tienes una rueda de la vida que te puede servir de ejemplo.

Al crear los objetivos estamos haciendo uso de la Ley de la atracción y  la sincronicidad, de las que hablaremos en próximas entradas.

Un abrazo, Noelia

👉 www.noeliaartalkinesiologia.com
📞 615371969

Deja una respuesta